Teamworks l Coworking Buenos Aires

Los tiempos de crisis suelen ser difíciles para las grandes corporaciones, pero han resultado ser un gran momento para el emprendedor.

Al parecer, los pequeños emprendimientos y startups son más resilientes, tienen mayor adaptación al cambio y son más flexibles ante las adversidades.

Ante un panorama de crisis, muchos sienten que es el momento para animarse a desarrollar un proyecto independiente, lejos de la rutina y los ajustes de la oficina.

 

El impulso emprendedor

Según el último informe del Global Entrepreneurship Motor (GEM), que en Argentina cuenta con la participación del Centro de Entrepreneurship de la escuela de negocios IAE, el 29 por ciento de los adultos argentinos esperan desarrollar su propio emprendimiento en los próximos tres años.

Por su parte, el vicepresidente de la Asociación de Emprendedores de Argentina (ASEA), Ezequiel Calcarami, ratificó a La Nación que los momentos de crisis resultan positivos para emprender.

“Por sus estructuras y procesos, en tiempos de crisis las empresas grandes son menos flexibles, les cuesta más adaptarse. En cambio, los emprendimientos que nacen de la creatividad de los emprendedores son más flexibles en momentos de incertidumbre y desequilibrio económico”, explicó Calcarami.

 

Apoyo al emprendedor

En épocas de incertidumbre económica los consumidores tienden a cambiar sus prioridades y consumos.

Por este motivo, la venta directa de productos y servicios a un precio accesible –como el que proveen los emprendedores –  pasan a ser lo más buscado.

Por otro lado, los mismos emprendedores aseguran que  los consumidores  valoran el trato personal además de la calidad y los precios accesibles de los productos independientes.

 

 

WhatsApp chat