Teamworks l Coworking Buenos Aires

Emprender implica superar una serie de barreras que parecen imposibles. La propia mente puede jugarle en contra a aquellos que apunten a un desarrollo independiente.

Estas barreras son principalmente los miedos. “Esto no es para vos”, “es muy complicado”, “es imposible de lograr”, son algunas de las frases que surgen en la cabeza del emprendedor.

Ante este panorama, el CEO de Oincs, Marcelo Wilkorwsky, advierte que avanzar en un emprendimiento implica enfrentar temores, dudas e inclusive frenos psicológicos. Situación a la que él se refiere como “El Cuco”.

 

fantasma emprendedorEmprender contra “El Cuco”

Este personaje formado de dudas y temores es una especie de escudo generado por el emprendedor para protegerse de lo que pueda suceder en esta nueva aventura.

De esta manera, buscará que se mantenga la tranquilidad en la rutina, dentro de la zona de confort y sin alteraciones.

El problema es que El Cuco siempre estará rondando a la hora de emprender, y es un monstruo difícil de cazar.

Ante la imposibilidad de deshacerse de esta presencia, el emprendedor deberá domarlo, despojarlo de sus argumentos, y “convertir todas esas voces malignas en nuestras propias fortalezas”.

 

 

emprender dudasDomar los propios miedos

Para poder enfrentar estos temores, el entrepreneur debe razonar, buscar soluciones y ejecutarlas.

Por lo general, estos miedos que surgen en el momento de emprender se basan en irracionalidades, argumentos destructivos que terminan convenciendo al profesional.

La batalla comienza cuando se reconoce ese miedo paralizante y se lo cuestiona. A partir de esta acción, podrás observar cómo se van deshaciendo los argumentos de los temores. Aquí comienza la doma de El Cuco.

Pensar de manera objetiva permite levantar las barreras auto-impuestas y dar los primeros pasos en el emprendimiento desafiante.

 

 

emprender posibleSeparar los miedos reales de los irracionales

Una vez descartados los miedos irracionales, hay que enfocarse en los que sí esconden algo de verdad.

El “no tengo tiempo” sólo se combate con convencerte que vale la pena el emprendimiento, y hacerte el tiempo. De lo contrario, es porque simplemente no querés hacerlo.

Emprender conlleva sacrificio, y el entrepreneur debe ser consciente de esto.

El miedo a no contar con el capital necesario o los mejores proveedores son sólo excusas para no avanzar.

Wilkorwsky asegura que cada vez hay más organizaciones privadas o públicas dispuestas a apoyar un emprendimiento y a pequeños empresarios. Además, cada vez hay más incubadoras y aceleradoras que buscan ayudar a desarrollar los proyectos con potencial.

Por otro lado, existen múltiples fuentes de consulta online que pueden ayudar al emprendedor al instante y de manera gratuita.

Existen las soluciones para enfrentar los miedos a emprender. ¿Estás dispuesto a buscarlas?

 

WhatsApp chat