Teamworks l Coworking Buenos Aires

La modalidad de trabajo está en proceso de modernización, dejando de lado lo tradicional y convirtiendo la novedad en estándar. ¿Cuál es la estrella en esta evolución laboral? Las oficinas compartidas.

Los avances tecnológicos han impulsado estos cambios, ya que han ayudado a los trabajadores a comunicarse, colaborar y compartir recursos.

En consecuencia, estas nuevas realidades laborales han tenido un fuerte impacto en los lugares de trabajo, modificando los espacios y las formas de llevar a cabo los proyectos.

 

Oficinas compartidas para las nuevas generaciones

Los espacios de coworking han nacido ante la necesidad de un cambio en el ámbito laboral.

De esta manera, el lugar de trabajo ha pasado a ser una herramienta para potenciar la creatividad y el desarrollo de proyectos exitosos.

El experto en Real Estate Herman Faigenbaum, director de Cushman &Wakefield Southern Cone, afirma que “la estrategia de trabajo debe ser más que una herramienta para mejorar la eficiencia y reducir los costos”.

“Es necesario cambiar por completo el modo de pensar, y crear nuevos puentes entre la gente y el lugar”, agregó.

Es por esto que las oficinas compartidas parten de la evolución laboral, y brindan un espacio que fomenta el networking y el desarrollo eficiente de los proyectos.

Por otro lado, Faigenbaum insiste en la importancia del binomio persona y lugar. Asegura que son activos muy valiosos y que sólo “mediante el desarrollo de los dos en conjunto es posible descubrir su verdadero valor”.

Además, el experto advierte sobre un cambio en cómo tiene que ser el lugar de trabajo. “Antes se pensaba en términos de acceso (…) Ahora se piensa en movilidad: la bicicleta, la conectividad, los servicios”.

Las oficinas compartidas parten de este nuevo paradigma y ofrecen un espacio flexible, relajado y accesible. Brindando servicios y facilidades para que el profesional no deba preocuparse por algo más que su proyecto.

 

Cambio de prioridades desde lo corporativo

Si bien a primera vista parece que las oficinas compartidas son sólo espacios para freelancers o profesionales independientes, en estos lugares se pueden encontrar todo tipo de trabajadores.

Desde las mismas compañías están aplicando cambios en las modalidades de trabajo, permitiendo que sus empleados trabajen desde donde quieran.

La flexibilidad horaria y el espacio laboral han comenzado a ser prioridad desde lo corporativo. Y esto se ha hecho eco en los espacios de coworking.

Con respecto al cambio cultural y laboral, el Regional Managing Principal de Gensler, Joseph Brancato, asegura que  “estamos en una economía del compartir. ¿Cuáles son los cambios que genera esto? Se pasa de un espacio que es mío a un espacio que es nuestro”.

En esta misma línea se mantiene la Presidente de Whalecom, Paula Molinari, quien destaca la generación de un ecosistema único en los espacios de trabajo.

“Una comunidad de trabajo no es solamente una propuesta de servicios compartidos, sino la creación de una propuesta diferencial, un ecosistema único”, señaló.

Para finalizar, Molinari agrega que el nuevo ecosistema laboral implica “una magia distinta que es capaz de atraer talento, generar innovación, profundizar el compromiso y mejorar el desempeño”.

“El lugar de trabajo hoy es una fuente de creación de valor”, concluye.

WhatsApp chat