Teamworks l Coworking Buenos Aires

Ser un profesional independiente tiene muchos puntos a favor. Sin embargo, manejar tus propios tiempos puede resultar un arma de doble filo.

Por ejemplo, aquellos que trabajan en relación de dependencia suelen tener horarios regulados en función de una carga horaria semanal.

Pero, ¿quién controla los horarios del profesional independiente?

Los autónomos se basan en su reloj interno, por lo que ser tu propio jefe puede llevarte a sobrepasar tus límites. Y esto puede terminar afectando tanto al profesional como a su proyecto.

Por este motivo,  pasamos en claro qué es fundamental en la vida del freelancer.

 

Profesional independiente, ¡atención!

profesional independienteAlgunos puntos parecen ser obvios, pero puede que te pierdas un poco una vez que estás metido en la vorágine del freelance.

Aquí algunos consejos:

  • Regeneración: Es fundamental que el profesional independiente organice sus momentos de ocio. En los autónomos no existe un control de horarios, por eso es importante ser consciente de que recuperarse es también invertir en el proyecto. Para establecer estas pausas, el freelancer debe preguntarse si está siendo equilibrado y contabilizar sus horas de trabajo semanales.
  • Premios y recompensas: Una vez embarcado en la experiencia independiente, la sensación de libertad suele perderse. Por ende, es importante darse los gustos que envidiabas cuando estabas en relación de dependencia. Por ejemplo, tomarse el tiempo deseado para desayunar, trabajar al sol los días de verano. Es decir, aprovechar las ventajas del freelance.
  • Ritmo: El ritmo de trabajo del profesional independiente va fluctuando según el mes y los clientes. Lamentablemente, este aspecto del freelance suele generar mucho estrés. Por eso es fundamental generar un ritmo lo más regular posibles, y esto puede lograrse estableciendo una rutina laboral.
  • Decir que no: En el afán de hacer lo más posible y ante el miedo de sufrir un bache sin trabajo, el profesional independiente se desespera por agarrar todos los trabajos que encuentra. Sin embargo, esto es imposible –y poco sano. Hay que tomarse en serio las necesidades de cada uno y aprender a decir que no cuando estés sobrepasado de trabajo.
  • Planificación: La organización es prioridad para el profesional independiente. De esta manera podrá armarse una rutina laboral que no interferirá con su vida social. Un consejo no menor es calcular siempre un 30 por ciento de tiempo extra para las tareas, por si surge algún problema o imprevisto.
  • Terminar: Es común la procastinación en la vida del freelancer. Por este motivo es importante centrar tu energía en terminar los trabajos en tiempo y forma. De lo contrario, vas a posponerlos por tiempo indefinido, generando un alto grado de insatisfacción. Cumplir los objetivos de a uno será lo más sano para el profesional independiente y para su proyecto.