Teamworks l Coworking Buenos Aires

La práctica del networking es una de las herramientas fundamentales para el crecimiento y desarrollo de un emprendimiento.

De hecho, es considerada la clave para alcanzar el éxito de una startup.

¿En qué consiste? El networking se basa en establecer contacto con profesionales de diferentes sectores del mercado que pueden convertirse en potenciales socios, inversores o clientes.

Es sabido que una buena agenda de contactos abre puertas. Por eso, esta práctica se ha convertido en un clásico de los negocios.

 

Los “don’t” del networking

networkingDebido a la importancia del networking y su impacto en los proyectos independientes, te advertimos cuáles son los errores más comunes que se dan a la hora de relacionarse.

  • Tratar demasiado

Es muy notorio cuando una persona está desesperada por captar la atención. Se ve en los bares, reuniones familiares y, claro, en el networking.

Por ende, el emprendedor debe relajarse, abrirse a relacionarse con sus pares. El forzar circunstancias para encontrarse con alguien termina siendo contraproducente.

  • Esperar algo a cambio

Los expertos aseguran que el networking es como las inversiones: algunas funcionan y otras no.

Sin embargo, el emprendedor debe seguir apostando por ellas, ya que nunca sabe en qué momento puede surgir una nueva oportunidad de contacto.

  • No participar

Si preferís quedarte aislado mirando cómo el resto se conecta o quedarte quieto en un mismo círculo de amigos, entonces el networking no va a serte funcional.

Para lograr el objetivo es importante ir rompiendo poco a poco la timidez y comenzar hablando con aquellos que ya conoces. Luego te vas a sentir cómodo para ir abriendo ese círculo y relacionarte con el resto.

  • Enfocarte sólo en los perfiles altos

El contacto objetivo suele ser el CEO de una empresa, altos ejecutivos, inversionistas. Sin embargo, no siempre terminan siendo los aliados estratégicos que necesita tu startup.

Por ese motivo, durante el networking conviene relacionarse con todo aquel que te cruces. Nunca sabés cuándo podés cruzarte con un futuro cliente o colaborador.

  • No escuchar

Justamente, como nunca sabés con quién podés cruzarte, es importante que prestes atención a todo lo que se dice durante el networking.

De esta manera, esa persona en particular aparecerá en tu mente cuando necesites algún contacto en particular.