Teamworks l Coworking Buenos Aires

Son muchos los emprendedores que buscan un co-fundador para poder desarrollar su proyecto. Y todos los caminos apuntan al coworking.

Encontrar un socio no suele ser tan simple como parece. Este tiene que ser un complemento para el proyecto.

El co-fundador debe compartir la visión y la pasión por el negocio, y a la vez ofrecer talento o habilidades que lo fortalezcan.

Entonces, ¿por dónde se empieza?

 

startup liderazgoSocio se busca

En primer lugar, antes de comenzar con la búsqueda el emprendedor debe preguntarse si realmente necesita un co-fundador.

Puede que lo que realmente esté buscando sea un técnico tercerizado, o algún conocimiento complementario que pueda aprenderse en un curso.

Sin embargo, si realmente necesita un socio que complemente sus habilidades o que tenga una importante red de contactos, es importante comprobar que sea alguien con quien pueda trabajar y tomar decisiones.

 

 

espacios de coworkingTener en cuenta los espacios de coworking

Si la decisión está tomada, entonces el emprendedor comenzará la búsqueda de un co-fundador.

En este caso, es recomendable apelar al networking. Y esta práctica se da a diario en los espacios de coworking.

El emprendedor debe asistir a todo evento del mercado que se realice. Muchos de ellos se llevan a cabo en las oficinas compartidas.

Durante estos eventos, las personas están abiertas a relacionarse personal y profesionalmente.

Por otro lado, muchos de los coworking son también aceleradoras o incubadoras de startups, por eso son una buena opción para el emprendedor.

Nunca se sabe dónde puede surgir una nueva oportunidad.

 

 

negociarQué buscar en un co-fundador

Los expertos relacionan la búsqueda de un co-fundador con la búsqueda de una pareja. Lo más importante es encontrar compatibilidad en el otro.

Una buena forma de asegurarse de que sea la persona adecuada es ponerla a prueba.

Primero deben trabajar juntos en un proyecto, ver cómo se relacionan ante las presiones diarias y cómo reacciona cada uno ante las problemáticas que surjan.

Por otro lado, es conveniente ser honestos a la hora de determinar la cantidad de acciones que tendrá cada uno. Los conflictos en lo laboral o lo económico terminarían dañando al proyecto y la startup.