Teamworks l Coworking Buenos Aires

El Régimen de Sinceramiento Fiscal o blanqueo de capitales fue uno de los temas del año, y lo continúa siendo.

Reglamentado por la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) en el mes de julio, la medida permite la declaración de tenencia de moneda nacional, extranjera y demás bienes en el país o en el exterior.

Si bien ya ha finalizado la etapa de sinceramiento en efectivo, aún resta el de los bienes en general.

Por este motivo, te presentamos algunos consejos sobre dónde conviene invertir.

 

entrepreneurPlanificación fiscal del blanqueo de capitales

Un grupo de tributaristas señaló al diario La Nación cuáles son los movimientos fiscales que se vienen por el blanqueo de capitales.

En primer lugar, Alejandra Schneir indicó que la inversión estrella será la de propiedades. “Mucha gente comprará propiedades para su familia”, resaltó.

Por otro lado, se encuentra la opción de conformar un trust irrevocable.

Este es un fideicomiso en el que el contribuyente cede sus bienes a favor del trust que pueden ser su familia y al estar constituido en el exterior, no paga ni ganancias ni bienes personales.

Con respecto a este punto, César Litvin destaca que “la ventaja es que adelgaza el patrimonio; el lado negativo es que ya no vuelve al contribuyente original”.

Como tercera opción surge el diseño de un fideicomiso local o en el exterior.

“En el caso de que el declarante tenga activos financieros argentinos (bonos o acciones) o de Brasil, a veces es conveniente armar un fideicomiso local porque seguiría exento en términos impositivos”, indicó Darío Rajmilovich.

“En el caso de inmuebles u otros bienes en el exterior, pueden ser sociedades con fideicomisos en el exterior, en Uruguay o en un paraíso fiscal”, planteó el especialista.

Por su parte, el analista financiero y CEO de FDI, Mariano Sardans, aclaró con respecto a los fideicomisos que “tienen un costo mayor que armar una sociedad: son 4000 dólares contra 1000 dólares”.

Otra de las opciones que propone Sardans es la compra de títulos soberanos argentinos o brasileños.

En el caso de los locales, no hay que pagar ni ganancias ni bienes personales, mientras que en los brasileños no se pagan bienes personales.

“Son mejores los soberanos porque los corporativos y los provinciales no tienen tanta liquidez”, resaltó.