Teamworks l Coworking Buenos Aires

Entre los emprendedores más conocidos de la historia se encuentran los hermanos alemanes Adolf y Rudolf Dassler.

El dicho popular del Martín Fierro indica que “los hermanos sean unidos porque ésa es la ley primer”, pero dicha frase no se ha visto reflejada en la hermandad de los Dassler.

¿Cuáles son los productos rivales de los hermanos emprendedores? Ni más ni menos que las grandes marcas de calzado Puma y Adidas.

 

dasslerEmprendedores natos

La periodista holandesa Barbara Smit analizó en su libro “Sneaker Wars” la historia de dos de los emprendedores más importantes de la industria del calzado deportivo.

Todo comienza en 1926, cuando los hermanos se dedicaban a confeccionar zapatillas y pantuflas en su fábrica “Gerbüder Dassler Schuhfabrik”. Así es, no siempre fueron rivales.

En ese entonces no tenían una marca, pero la calidad de los productos llegó a oídos del entrenador del equipo alemán de atletismo, Josef Waitzer.

Smit destaca que en ese entonces los hermanos Dassler se complementaban a la perfección: Adolf -también conocido como Adi- era el artista introvertido, mientras que Rudolf era el experto en relaciones públicas.

El éxito no tardó en llegar, y sus productos llegaron a la villa olímpica de los Juegos Olímpicos de Berlín de 1936. Sin embargo, el desarrollo del nazismo comenzó a dividir a los hermanos Dassler.

 

 

adidas pumaLa guerra que dividió a los hermanos emprendedores

La Segunda Guerra Mundial enfrentó las ideologías de los hermanos ya que por órdenes de Hitler, la fábrica de los Dassler se convirtió en un taller de repuestos de tanques y lanzamisiles.

Mientras que Adi se resistió a unirse al ejército, Rudolf decidió defender la causa nazi con las tropas de Sajonia. Desde ahí, escribió una carta a su hermano en la que le advertía que pediría el cierre de la fábrica para que pudiera portar un arma.

Al final de la guerra, y tras un juicio por parte de los Aliados para analizar su nivel de apego a la ideología nazi, Adi pudo retener el control de su empresa. Por su parte, Rudolf tuvo que mudarse a otra parte del pueblo con su familia para abrir una fábrica pequeña luego de ser denunciado por su propio hermano como simpatizante de Hitler.

La mitad de los trabajadores, los vendedores, se fueron con Rudolf, mientras que la otra mitad, los diseñadores, se quedó en la fábrica de Adi. De este cisma nacieron dos grandes marcas: Puma fundada en 1948 por Rudolf y Adidas, nacida de la mano de Adi en 1949.

Y así fue como la rivalidad de hermanos alcanzó la esfera de lo corporativo.

 

 

emprendedores mundialRivalidad en acción

Según relata Smit, la primera victoria entre las flamantes marcas se la llevó Adi en el Mundial de Suiza de 1954. Allí se adjudicó el contrato para hacer tacos ajustables para el equipo nacional, diseñados especialmente para evitar resbalones en caso de lluvia.

La rivalidad de estos hermanos emprendedores alcanzó a sus hijos. Horst, el hijo mayor de Adi, se las ingenió para bloquear cargamentos de Puma y ser vendedor exclusivo de zapatos en la Villa Olímpica de México ‘86.

Mientras que Armin, heredero de Rudolf, logró que el recientemente conocido Pelé utilizara sus modelos en el Mundial de México ’70.

La rivalidad siguió inclusive luego del deceso de los hermanos Dassler, cuyas tumbas fueron colocadas lo más lejos posible.

Para 1990, Adidas ya le pertenecía al empresario francés Bernard Tapie y dos años después se declaró en quiebra. Tiempo después, Puma fue comprado por PPR, una multinacional francesa.

Ambas marcas serían relanzadas después para las nuevas generaciones y se convertirían en símbolo de deporte y fidelidad de marca.

Irónicamente, el único miembro de la familia Dassler que sigue involucrado con las marcas es Frank Dassler, nieto del fundador de Puma… y que hoy trabaja para Adidas.