Teamworks l Coworking Buenos Aires

A la hora de realizar una inversión, no sólo se tiene en cuenta el proyecto en desarrollo o el trabajo en equipo. Los inversores también estarán atentos al tipo de emprendedor que tienen delante.

¿Austeridad o despilfarro? No es una variable menor si tenemos en cuenta que los inversores destinarán parte de su capital en un emprendimiento.

Ante este panorama, Apertura describió el perfil de aquel emprendedor que carece de la austeridad necesaria para alcanzar el éxito.

 

financiación startupEl emprendedor y su relación con la inversión

Existe un fenómeno peligroso al cual los fondos de inversión y las aceleradoras están atentas: el emprendedor que juega a ser un empresario exitoso con el primer financiamiento recibido (y apenas está comenzando con su negocio).

Todo empieza cuando un emprendedor logra una inversión importante para que su startup tome vuelo. Ahí se pueden dar dos tipos de escenarios: se cuida el dinero recibido o se inician una serie de gastos innecesarios a costa de ese dinero.

“Lo primero que hace el segundo tipo de emprendedor es alquilarse la oficina en Puerto Madero”, grafica Mariano Pantanetti, asesor de startups y autor del libro Tu master en Finanzas en una semana y Cómo Invierten los que Ganan. “Yo veo que hay startups, muchas de ellas de servicios, que no tienen la cultura de controlar los gastos y comienzan a vivir como nuevos ricos”, dispara Pantanetti.

Los fondos de inversión tienen el ojo entrenado y están atentos a esto. “La realidad  es que, en una ronda de inversión pequeña (de 200 mil dólares) tenés poco control sobre qué hacen los emprendedores en una etapa inicial, ya que no hay una auditoría o contás con una silla en el directorio”, asegura Diego González Bravo, partner del fondo de inversión Cygnus.

El perfil del emprendedor derrochador nació en 1998. “En la época previo a la burbuja .com se valuaba como positivo como parte de los inversores la velocidad para gastar el dinero; porque se pensaba que era una carrera y si yo lo gastaba antes, con acciones de marketing y posicionamiento, era mejor que aquél que le quedaba presupuesto por gastar, ya que su dinero estaba ocioso”, rememora Pantanetti.

Hoy en día la situación es distinta. “Se busca que las empresas tengan márgenes operativos positivos, los gastos estén justificados y llegar al punto de equilibro de gasto e ingreso”, aclara.

WhatsApp chat