Teamworks l Coworking Buenos Aires

La historia ha sido marcada constantemente por emprendedores, y uno de los más reconocidos es Henry Ford, el innovador por excelencia.

Este emprendedor histórico nació en 1863 en Dearborn, Michigan, Estados Unidos. Allí vivió junto a sus padres hasta los 17 años, cuando decidió irse a Detroit para convertirse en ayudante de un taller mecánico.

 

fordLa juventud de un innovador

Ford desarrolló su afición por la mecánica desde muy joven y, mientras cumplía con sus labores en la granja, pasaba también parte del día en un taller que improvisó en su casa.

Si bien su familia quería que se quedara en Dearborn para administrar la granja familiar, él decidió dedicarse a aprender la mecánica en una fábrica.

Sin embargo, luego de renunciar de la compañía Westinghouse – donde se desempeñaba como mecánico especializado – regresó a la granja de sus padres.

“Como ya no estaba ocupado cortando leña, trabajaba en mis motores de explosión, estudiando su índole y funcionamiento. Leía todos los trabajos relativos a ese tema que lograba conseguir, pero fue de la práctica de donde extraje mis mejores conclusiones”, explicaba Ford.

Su suerte empezó a cambiar cuando en 1891 recibió la propuesta para unirse a una de las compañías de Thomas Alba Edison como ingeniero mecánico. Gracias a sus ingresos pudo experimentar con los motores de gasolina, experiencia que culminó en 1896 con la invención de su propio vehículo.

 

ford emprendedoresDel experimento al emprendimiento

Henry Ford sorprendió a todos circulando por las calles de Detroit con su automóvil a nafta. Así sometió a su invención a múltiples pruebas.

En 1899 Ford, junto a otros inversores, formaron la Detroit Automobile Company. Sin embargo, el éxito no le llegó en esta etapa ya que la compañía terminó en bancarrota debido a la obsesión de Ford por mejorar los prototipos en lugar de vender autos.

El emprendedor entre los emprendedores recién tuvo éxito en su tercer proyecto empresarial: la Ford Motor Company, fundada en 1903.

El famoso Ford T apareció en los mercados en 1908, y presentaba una gran cantidad de innovaciones. Entre las novedades, ofrecía el volante a la izquierda – algo que luego copiaron todos los automóviles.

El Ford T representó un vehículo simple, barato y fácil de reparar. El resto es historia conocida. Henry Ford fue un gran emprendedor… ¿te queda alguna duda?

WhatsApp chat