Teamworks l Coworking Buenos Aires

Una de las grandes incertidumbres que surgen a la hora de desarrollar un emprendimiento es “¿cuántos inversores se necesitan para sacar adelante un negocio? ¿Uno? ¿Dos? ¿Ninguno?”.

Es importante poder responder esta pregunta, ya que el número de inversores tendrá un impacto directo sobre diversos aspectos de la startup, y puede encaminarla hacia el éxito o al fracaso.

Al momento de buscar inversores, el emprendedor debe tener en cuenta qué tipo necesita su compañía, y la influencia que tendrán en su negocio. En este caso, los expertos aseguran que un número elevado de inversores puede llevar a un mal funcionamiento de la compañía.

Cuando los inversores deciden apostar por una startup, pasan a tener parte de la compañía, por lo que ya adquieren un lugar en la mesa de accionistas. Y cuanto más sean, más difícil será alcanzar consenso.

 

inversor startupFracaso o éxito

En todo caso, el emprendedor debe conocer en qué quedarán los ingresos en el caso de alcanzar el éxito o resultar un fracaso.

En el mejor de los casos, con resultados positivos el emprendedor se llevará sólo un porcentaje de las ganancias, pese a haber sido el fundador y principal motivador del proyecto.

Por otro lado, en el caso de que el negocio vaya mal, entonces es muy probable que el emprendedor se quede sin nada o casi nada, ya que los inversores profesionales suelen imponer cláusulas de liquidación preferente si entran en una compañía.

 

inversiónTipos de inversores

Si bien hemos visto algunos tipos de inversores, te acercamos información para que puedas reconocerlos:

– Business angels: Son inversores profesionales, con criterios de inversión por lo que realizan un seguimiento de cada una de las startups de las que participan. Además, prefieren permanecer pocos años en el proyecto y suelen ser flexibles. Son aventureros, se suelen arriesgar con desarrollos innovadores y, tal vez por esta particularidad, sus expectativas de crecimiento sean muy altas.

– Fondos de Venture Capital: En este caso las perspectivas son mucho más altas, ya que su objetivo es hacer un “exit” como máximo en cinco años, recuperando el 100% de la inversión.

– Family Offices: Estos son vehículos de inversión de grandes patrimonios. Generalmente no cuentan con criterios de inversión definidos, por lo que dependen de las decisiones arbitrarias de sus accionistas. Estos tipos de inversores no suelen asumir riesgos y buscan rentabilidad.

– Corporate Funds: Son grandes compañías que deciden comprar a través de sus fondos participaciones en startups. En estos casos, el objetivo de los inversores no es la rentabilidad, sino adquirir el know-how y el expertise de la empresa.

– Private Equity: Este grupo no solía interesarse por startups. Sin embargo, han comenzado a apostar por ellas debido a su rentabilidad. Por lo general, no suelen tomar riesgos y entran en fases más avanzadas de las startups.

WhatsApp chat