Teamworks l Coworking Buenos Aires

Por Alan Gastón Longo.

Mucho se escribe sobre cuestiones estratégicas del plan de negocios,  proyecciones financieras y demás contenido de la presentación de una startup ante potenciales inversores. Sin embargo, en esta ocasión estos consejos estarán orientados al lenguaje corporal.

Me gustaría compartir algunas observaciones sobre los errores más comunes que cometen las startups al momento de presentar su producto ante potenciales inversores. Estos consejos surgieron en base al análisis y evaluación de diversas startups que realicé junto a Nicolás Elizarraga, de Empower IT.

 

inversor startupEl momento de presentar una startup

Casi siempre la presentación la realiza uno o más miembros de la startup frente a una especie de jurado o panel de evaluación. El espacio puede variar, pero uno de los puntos en común es la presencia de un proyector donde los emprendedores muestran unas filminas con información relevante.

El punto importante aquí es que, ya sea una presentación en una empresa, en la universidad o con el objetivo de buscar financiación para un emprendimiento, el objetivo fundamental es poder transmitir correctamente quiénes somos y qué tenemos para ofrecer. De esa manera lograremos mantener una línea de calidad de exposición y estaremos más cerca de cumplir nuestro objetivo.

Son muchas las cosas que tenemos en nuestra cabeza en ese momento. Por un lado, lo que respecta a la presentación en sí, desde que se brinda el discurso hasta la proyección de las diapositivas.

Por otro lado, sufrimos lo que nos sucede a nivel personal: los nervios y la necesidad de aprobación personal y profesional. Sucede que todos buscamos en mayor o menor medida una validación personal, y si a esto le sumamos la validación profesional, terminamos teniendo un interesante mix de sentimientos internos que nos pueden complicar de sobremanera.

 

emprendedores startupTres puntos críticos

Desde valoraciones sociales hasta necesidades personales, mucho es lo que se pone en juego a la hora de hacer una exposición y también lo que hay que tener en cuenta para que la misma sea efectiva.  A continuación, un repaso de tres puntos críticos:

  • Tiempo de contacto visual con el público. ¿Les pasó de ir a un show y la persona arriba del escenario los miró? Eso que sintieron es lo que provocamos en la gente cuando miramos a los ojos mientras hacemos una presentación. La conexión con el público genera empatía y las personas sienten que les hablamos a ellos.
  • Patrones de comunicación. Todas esas cosas que tenemos en nuestra cabeza al momento de la presentación tienen un impacto directo sobre los patrones de comunicación. Si bien hay teóricos que afirman que existen tantos patrones de comunicación como contextos en los que se desenvuelve un ser humano, lo real es que nuestro lenguaje corporal cambia cuando hablamos tranquilos o nerviosos. Estos patrones oscilan desde tambalear el cuerpo de determinada manera hasta hacer ciertos gestos, como llevarse la mano a la cara o armar una barrera con nuestros brazos. Ser conscientes de nuestro cuerpo es uno de los primeros pasos para poder identificar estos patrones.
  • Comunicación de información clave. Tuve la oportunidad de ver muchas presentaciones en las cuales, por estar enfocados en la filmina, las personas se presentan dándole la espalda a la audiencia. Imagínense que un pasante o nuevo miembro del equipo se presenta dándonos la espalda, ¿qué pensaremos de esa persona? O, mejor dicho, ¿qué sentiríamos? – ya que muchas veces no es lo que pensamos, si no lo que sentimos lo que define cómo percibimos el mensaje. Tanto el tiempo que mantenemos contacto directo con el público como nuestros patrones de comunicación influyen directamente sobre otro punto importante: la comunicación de información clave. En toda presentación tenemos información que cumple un rol fundamental dentro de nuestro argumento y que no debe ser mal interpretada, al igual que el Quiénes somos, Que hacemos y Que venimos a ofrecer.

 

Siempre se puede mejorarstartup

El tiempo que mantenemos contacto visual con la audiencia, los patrones de comunicación y la información clave pueden ser entrenados y practicados. Por eso, hacer una presentación no es sólo saber el “speech” de memoria, ya que el contenido del mensaje debe estar interiorizado.

Preparar una presentación implica practicarla frente a un público; grabarla, analizar y entender en qué momento y bajo qué circunstancias hacemos ciertos gestos. Es empezar a tomar consciencia de nuestra comunicación no verbal, manejar nuestras expresiones para que acompañen nuestras palabras, es mirar a la audiencia para que se sienta identificada.

Si te quedaste con ganas de saber un poco más, te invitamos a participar del Curso de Comunicación No Verbal que brindará Alan Longo en Teamworks el próximo 17 de marzo a las 18:30hs.