Teamworks l Coworking Buenos Aires

Recorrer una propiedad en venta sin tener que moverse, ponerse unos anteojos y trasladarse con los sentidos a un local comercial u observar cada detalle del hotel elegido para pasar las próximas vacaciones desde el celular son algunas de las posibilidades que ofrecen la fotografía en 360° y la realidad virtual. Se trata de tecnologías que están muy instaladas en el exterior y que, si bien llegaron hace varios años, en la Argentina aún no se han masificado, lo que brinda una mayor posibilidad de distinguirse a quienes la sepan aprovechar.

“Las pymes están descubriendo el potencial que brinda la realidad virtual a su negocio, y son muchas las que ya muestran sus productos y servicios con esta tecnología”, señala Hernán España, de Studio 360°, empresa que ofrece estos servicios desde 2009. “Como herramienta de marketing, el tour virtual es una inversión con retorno inmediato, ya que multiplica las visitas y el tiempo de permanencia de cualquier web, generando confianza y seguridad en los productos y servicios que se muestran. La relación costo-beneficio justifica ampliamente su implementación para cualquier empresa”, añade.

Demian Arbelo, creador de la firma especializada Explorador360, coincide en que este tipo de compañías suelen ser las que más están demandando el servicio. “No hay negocios grandes que hayan dado el puntapié. Lo más común son las pymes de turismo, como cabañas y pequeños hoteles que quieren mostrar sus instalaciones con esta tecnología, con la que también se pueden hacer tomas aéreas para grandes extensiones”, asegura.

 

ley pymePyMEs interesadas en nuevas tecnologías

Otro de los rubros pioneros en implementar estas herramientas en el país es el inmobiliario. Orion Propiedades fue una de las primeras empresas del sector en hacerlo. “Las herramientas 360° ayudan a mostrar mucho mejor al interesado lo que quiere ver, lo ayuda a ubicarse en cómo es la casa o el departamento de una manera mucho más real e interactiva”, dice Laura Teggi, la fotógrafa que lleva adelante el desarrollo 360° en la firma.

“Empezamos hace cuatro años a hacer esto y aún hoy no hay muchas inmobiliarias que lo tengan. El mercado argentino está muy virgen, en general suben dos o tres fotos de la propiedad y nada más”, señala.

Dependiendo del tamaño del lugar, el proceso para hacer el tour de una propiedad le lleva a Teggi al menos una hora para hacer las fotos. Luego viene la etapa de edición y animación. En total, el recorrido estandarizado que ofrecen se puede producir de un día para el otro e incluye una instancia prevista para eventuales correcciones del cliente. Si bien no da cifras, Teggi afirma que, para los casos en los que una misma propiedad es compartida con otras inmobiliarias, las visitas al sitio web de Orion, con el tour virtual, se traducen en más consultas de los interesados de las que recibe la competencia.

Pero las inmobiliarias y los servicios turísticos no son los únicos en subrayar las bondades de la fotografía en 360°. Micaela Ferrero es abogada, pero hace seis años decidió dedicarse de lleno a su hobby -los diseños en papel, las tarjetas de felicitaciones hechas artesanalmente-, y hoy vende por Internet al por mayor y menor para los Estados Unidos, España y varios países de América latina. En su búsqueda de una herramienta que le permitiese mostrar de manera profesional e interactiva su lugar de trabajo o craftroom, conoció los tours virtuales en la web de una inmobiliaria y se decidió a hacer uno propio.

Tras la sesión de fotos inicial, en cuestión de 15 días tuvo listo su recorrido, al que luego le fue sumando distintos videos grabados por ella sobre cada uno de los elementos de su taller, así como links para acceder a comprar online. “Quedé muy conforme. Es una herramienta muy novedosa, con muchas aplicaciones. La recomiendo totalmente”, asegura. “El tenerlo me distinguió. Aumentaron las visitas a mi página, la gente se alucina al verlo y lo recomienda. Es único, nadie tiene algo similar”.

 

Fuente: El Cronista

WhatsApp chat