Teamworks l Coworking Buenos Aires

Luego de estar algunos meses en stand by, finalmente el Senado sancionó la Ley de Emprendedores que facilitará la creación de una pequeña o mediana empresa.

El objetivo de esta Ley busca, entre otros puntos, que una empresa pueda ser inscripta en 24 horas a través de internet y que sus responsables tengan la posibilidad de llevar la contabilidad online.

Si bien fue aprobada por unanimidad en la votación en general, hubo disidencias en el artículo 8 del proyecto, que obtuvo 41 votos a favor y 16 en contra. El punto de la discordia – que fue también el motivo de la demora en la sanción de la Ley – establece que “los costos fiscales de la ayuda a emprendedores deben ser afrontados por las provincias y la Nación”.

El Cronista detalló que la Ley impulsada por el Gobierno crea un Registro de Instituciones de Capital Emprendedor y un Fondo Fiduciario para el Desarrollo del Capital Emprendedor (Fondce), con el que habrá financiamiento para proyectos y del que podrá participar el sector privado. Además establece una serie de beneficios impositivos para la inversión de capital, cuyos aportes podrán ser deducidos del impuesto a las ganancias.

 

Principales puntos de la Ley de Emprendedores

Para empezar, se crea un nuevo tipo de sociedad simplificada. Tal como dijimos anteriormente, ésta puede crearse en un trámite online y en 24 horas. Puede tener un único socio, con un capital mínimo de dos salarios mínimos. Y además puede tener CUIT y una cuenta bancaria en un día.

Por otro lado, el Estado habilitará préstamos a tasa cero para emprendedores que estén iniciando proyectos productivos. Los fondos disponibles para este sector rondarán los $ 380 millones este año.

Con respecto a los beneficios impositivos, aquellas empresas que inviertan en emprendedores podrán descontar del impuesto a las Ganancias entre un 75 y un 85 por ciento de monto que aporten, con un tope de hasta el 10 por ciento.

Además, se crearán diez fondos de coinversión público-privados, con un capital mínimo conjunto de 30 millones de dólares. El aporte del Estado en esos fondos será del 40 por ciento del capital.

Por último, la flamante Ley establece nuevas regulaciones para las plataformas de crowdfunding que destinen fondos a emprendedores.