Teamworks l Coworking Buenos Aires

Si bien la carga de deducciones al Impuesto a las Ganancias tenía como plazo el 31 de marzo, la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) la prorrogó hasta el 21 de abril.

De esta manera, los empleados en relación de dependencia tendrán más tiempo para cargar las deducciones por medio del Sistema de Registro y Actualización de Deducciones del Impuesto a las Ganancias (SIRADIG).

 

Más días para las deducciones de Ganancias

Si pensabas que no llegabas al 31 de marzo para presentar tus deducciones, sabé que todavía tenés tiempo. Mirá cómo:

El SIRADIG es un servicio web que le permite al trabajador informar datos de los conceptos que pretenda deducir en el régimen de retención del Impuesto a las Ganancias, las percepciones que le hubieren practicado, así como informar otros ingresos obtenidos en caso de pluriempleo.

Esta información es remitida electrónicamente al empleador a fin de proveerle de los datos necesarios a efectos de realizar las retenciones que correspondan.

Por otra parte, la AFIP simplificó el ingreso a su página para quienes realicen operaciones con clave fiscal debido a que en el día de ayer ingresaron 2,5 millones de personas al sitio del organismo para realizar distintos trámites.

 

Guía para el Impuesto a las Ganancias

Ante la extensión del beneficio, te recordamos la guía para el Impuesto a las Ganancias:

Cónyuge: Se pueden deducir la esposa o el esposo (no el conviviente) siempre y cuando tengan ingresos inferiores a $51.967 anuales. En la práctica, si el cónyuge trabaja o es jubilado (incluso la mínima es muy superior al tope) no se los puede computar. El monto anual a deducir es de $48.447 por año, o $4.037,25 por mes.

Hijos/hijastros: Desde 2017, solo se pueden computar los menores de 18 años de edad, no importa si siguen estudiando y a cargo del padre o la madre, o incapacitados para el trabajo (sin límite de edad). Si cumplen 18 en el año, se pueden deducir los meses anteriores. Por ejemplo, si su cumpleaños fuera en mayo, en el SIRADIG hay que señalar el período enero a mayo (en lugar de enero a diciembre). Tampoco tienen que tener ingresos superiores a $51.967 anuales. En este caso, se deducen $24.432 anual por cada hijo (o $2.036 por mes).

Servicio doméstico: La empleada tiene que estar registrada en la AFIP y quien la deduce tiene que ser el empleador. Se cargan mes a mes la remuneración y las contribuciones patronales, abonadas en el período (aunque correspondan al mes anterior), con la fecha de pago. El tope anual para deducir es 51.967 pesos.

Créditos hipotecarios: Se puede deducir la parte de la cuota que cancela los intereses, no el capital, de préstamos para compra o construcción de la casa habitación del contribuyente. Hay que mirar la composición de la cuota mes a mes porque varía la parte de intereses y capital. El límite anual es de $20.000 al año.

Seguro de vida: Las primas del seguro se pueden incorporar solo hasta un monto de $996,23 al año (un valor que quedó muy atrasado y no se actualizó). Se pueden incluir los seguros de vida de las tarjetas de crédito o en el recibo de sueldo.

Gastos de sepelio: Son deducibles los gastos por el fallecimiento de familiares a cargo del titular, también con un tope de $996,23 al año.

Gastos y honorarios médicos: Está permitido computar hasta el 40% de lo facturado por gastos médicos (no medicamentos) y honorarios profesionales, propios o de familiares a cargo. El tope no puede superar el 5% de la ganancia neta del año, de todos modos, uno puede informar todo y, la AFIP pone el límite.

Medicina prepaga: Se pueden incorporar las cuotas de salud pagadas a obras sociales privadas, entidades profesionales de salud o prepagas, del titular y sus familiares a cargo. No se incluyen los montos obligatorios que se aportan del sueldo de los trabajadores (sí, si se abona una diferencia extra). Hay que tener los datos de los comprobantes de pago. También tiene un límite de 5% de la ganancia neta de cada año.

Aportes jubilatorios: Las contribuciones o descuentos para fondos de jubilaciones, retiros, pensiones o subsidios, destinados a cajas nacionales, provinciales o municipales se pueden computar, siempre que no sean los obligatorios incluidos en el sueldo. Estos últimos (el 11% para los trabajadores en general) se toman en forma automática. Un caso típico es un asalariado que, además, es matriculado en una entidad profesional y paga un aporte a la caja jubilatoria de su profesión.

Donaciones: Solo se admiten aquellas realizadas a los fiscos nacional, provincial o municipal y a entidades de bien público que estén exentas. Antes de realizar una donación, hay que preguntar si la institución se puede deducir. El límite máximo también es el 5% de la ganancia neta.

Impuesto a los débitos y créditos: Los importes pagados por titulares de cuentas bancarias se pueden deducir en un porcentaje. Los bancos ponen a disposición un resumen del monto que se puede tomar como pago a cuenta de Ganancias. Esto se computa recién al finalizar el año.

 

WhatsApp chat