Teamworks l Coworking Buenos Aires

El desarrollo del universo digital le ha permitido a las corporaciones y emprendimientos contar con un nuevo canal de comunicación. Así es como internet se ha convertido en una herramienta primordial para los negocios.

Tanto para presentar nuevos proyectos como para interactuar con actuales y potenciales clientes o socios, el mundo 2.0 tomó protagonismo y también generó la necesidad de contar con estrategias online.

Por este motivo, el marketing digital se tornó en un gran aliado para las empresas, y sobre todo para las startups que están dándose a conocer.

Sin embargo, no todos saben bien por dónde empezar. Por eso te acercamos una breve guía para que conozcas cuáles son los puntos más importantes a tener en cuenta.

 

Marketing digital vol. I

Para comenzar, es importante tener en claro qué tipo de producto tenés que comunicar. De esta manera vas a saber bien cómo hacerlo en cada red social.

Aprender a elegir en qué redes sociales conviene estar presente va a serte sumamente útil a la hora de realizar una campaña de marketing digital.

Teniendo en cuenta el perfil de tu emprendimiento y los objetivos de tu negocio, mirá cuáles son las principales redes sociales:

– Facebook: La red social creada por Mark Zuckerberg es la que cuenta con más cantidad de usuarios en la actualidad. Si bien en sus comienzos sólo ofrecía perfiles de personas, Facebook fue adaptándose a las necesidades de sus usuarios y creó las fanpage y los grupos. Claro que la opción más recomendada para un negocio es una fanpage, ya que permite programar campañas y difundir el sitio.

– Twitter: En la red social del pajarito puede resultar un poco más difícil llegar al público objetivo. Por eso es fundamental el uso de hashtags populares, que permite agrupar los tweets de una misma temática. Sin embargo, debe ser a conciencia: No abuses de su uso y gastes los 140 caracteres en hashtags sin sentido.

– LinkedIn: Es la más adecuada para generar contactos profesionales. No debés publicar cualquier cosa en esta red social, ya que aquí el objetivo no son los clientes, sino más bien potenciales socios, proveedores o colaboradores.

– Instagram: Es la red social de la que habla todo el mundo en los últimos años. Es especial para aquellos emprendimientos que tengan proyectos más que nada visuales. Al ser una plataforma de videos y fotos, la imagen del producto en cuestión puede explotarse con nuevos filtros y generar mayor interacción con los usuarios. También cuenta con perfiles para empresas, que permite realizar campañas y medir las estadísticas e impacto de las mismas.