Teamworks l Coworking Buenos Aires

¿Alguna vez pensaste en comenzar un negocio con tu pareja? ¿Temés que emprender en conjunto haga peligrar su relación? ¿No sabés si es una buena idea?

Como todo en la vida, trabajar con tu pareja tiene sus pros y sus contras, y es algo que vas a tener en cuenta antes de volcarte en un emprendimiento conjunto.

Ante esta problemática, te acercamos los puntos que tenés que tener en cuenta antes de tomar una decisión.

 

Emprender con tu media naranja

Vamos primero con los puntos en contra:

Al emprender con tu pareja, lo más probable es que en tu casa se instale el monotema del proyecto. Va a estar presente desde el minuto uno del día, hasta en la cena. Esto quiere decir que la delgada línea entre negocios y vida privada va a desaparecer.

En relación con la fusión vida privada-negocios, está también el peligro de pasar demasiado tiempo juntos. Si, puede sonar ideal –sobre todo para las parejas recientes–, pero es recomendable que cada uno tenga su espacio, y emprender de manera conjunta puede atentar contra la individualidad de cada uno.

Por último, ¿qué sucede con el emprendimiento en caso de ruptura de la pareja? Toda complicación en el proyecto puede repercutir de manera directa en la relación entre los dos, y toda problemática de pareja también repercute directamente en el trabajo conjunto.

Sin embargo, emprender con tu media naranja también tiene un costado positivo.

Para empezar, no habrá problemas de confianza, ya que se conocen a la perfección. Además, cuentan con el plus de tener una conexión profunda, lo que facilitará la división y delegación de tareas entre ustedes.

Por otro lado, trabajar juntos representa un gran ahorro. Al pilotear el emprendimiento de manera conjunta, ambos ahorrarán tiempo, dinero y energía.

Para finalizar, ambos se verán impulsados por el hecho de compartir un mismo objetivo, un mismo sueño, lo que ayudará a alentarse el uno al otro cuando sea necesario.

Ahora que conocés los pros y contras, ¿qué opinás?