Teamworks l Coworking Buenos Aires

Existen los emprendedores históricos que marcaron un hito en el mundo entrepreneur el siglo pasado, y a la vez están aquellos que están haciendo su camino en la actualidad. Los emprendedores del momento.

Entre este último grupo de emprendedores se puede ubicar a Elon Musk, quien dio sus primeros pasos a fines del Siglo XX, aunque obtuvo reconocimiento a nivel mundial en estas últimas décadas.

¿Te suena conocido? Es nada más ni nada menos quien desarrolla Tesla Motors, la automotriz de vehículos eléctricos. Pero ese no es su único emprendimiento, ¡conocé su historia!

 

El largo camino emprendedor

Según detalla Apertura, la historia de Musk sigue los derroteros clásicos de los emprendedores seriales, con algunos condimentos. Musk nació en Pretoria, Sudáfrica, en 1971, hijo de madre canadiense y padre sudafricano. Tiene dos hermanos, Kimbal y Tosca, y desde pequeño se interesó por las computadoras. De hecho, aprendió a programar por su cuenta y, cuando tenía 12 años, realizó su primera venta de software -un juego al que llamó Blastar.

Se fue de Sudáfrica cuando terminó el colegio, según explicó, para escapar del servicio militar obligatorio del país africano. Aprovechó la nacionalidad de su madre para emigrar a Canadá y estudiar en la Universidad Queen’s, pero en 1992 se fue a los Estados Unidos, para estudiar Administración de Empresas y Física en la Universidad de Pennsylvania.

Ya instalado en ese país, comenzó el doctorado en Física Genética en Stanford, aunque no lo completó debido al boom de Internet que surgió a fines de la década.

A los dos días de empezar en la universidad, se fue para lanzar su primera compañía, Zip2 Corporation, una guía online de la ciudad que pronto comenzó a vender servicios a sitios web del New York Times y el Chicago Tribune. En 1996, consiguieron financiamiento de un fondo de inversión, a cambio de que Musk cediera el rol de CEO a un profesional. A los dos años, viendo la dirección de la compañía, Musk estaba cada vez más frustrado, aunque desde su rol no podía hacer nada. Intentó retomar el control, pero finalmente el fondo controlante la vendió. En 1999, una división de Compaq la compró por US$ 307 millones en efectivo y US$ 34 millones en opciones de acciones. Musk era rico, pero no feliz. Tenía US$ 22 millones, pero sentía la venta como un fracaso.

Ese mismo año, Sequoia Capital (que también había financiado a Oracle, Apple y Cisco), lideró una inversión de US$ 25 millones en X.com, la firma de servicios financieros que Musk había decidido crear. Después del estallido de la burbuja puntocom, la empresa tuvo que achicar sus operaciones y Musk eligió como foco los pagos a través de e-mail. En 1999, la fusionó con Confinity, un competidor, que tenía un producto similar llamado PayPal. Musk se convirtió en el CEO pero fue desplazado. En octubre de 2002, eBay desembolsó US$ 1500 millones por la empresa -Musk tenía 11 por ciento de las acciones.

Entonces, con inversión propia creó Space Exploration Technologies Corporation -o SpaceX, como se la conoce en el mercado-, con el objetivo de construir cohetes para viajes comerciales espaciales. Después de varios intentos y errores, en 2008 no sólo era reconocida por el mercado, sino que la NASA le otorgó un contrato para manejar el transporte de carga para la Estación Espacial Internacional.

El despegue definitivo de SpaceX fue en mayo de 2012, cuando la firma lanzó su cohete Falcon 9 al espacio con una cápsula no tripulada, que llevó provisiones para los astronautas en la ISS. Se convirtió así en la primera empresa privada en enviar una nave espacial allí. En 2013 y 2015, Falcon 9 llevó satélites a la órbita para diferentes observaciones.

Fue en 2003 cuando este emprendedor empedernido creó su reconocida Tesla Motors, con un objetivo ambicioso: producir autos eléctricos masivos. Para 2008, momento crítico en el que las empresas de Detroit entraban en bancarrota y recibían rescates del Gobierno, Musk presentó el Roadster, un auto deportivo que aceleraba de 0 a 100 km/h en 3,7 segundos y podía andar unos 400 kilómetros sin necesidad de cargar sus batería de ion litio. A los dos años, Tesla hizo su oferta pública inicial (IPO) y lanzó el Model S, su primer sedán, con una autonomía de 426 kilómetros entre cargas.

WhatsApp chat