Teamworks l Coworking Buenos Aires

Al momento de emprender generalmente se apunta a hacerlo con personas de máxima confianza. Puede ser con algún familiar, amigos o incluso parejas.

Pero, ¿qué sucede cuando decidís emprender con tu pareja? ¿Es conveniente hacerlo? ¿Podría arruinar la relación o el proyecto?

Mirá los puntos a favor y en contra que tenés que tener en cuenta antes de empezar a proyectar una startup con tu media naranja.

 

Amar y emprender

Para empezar, hay que destacar que al emprender con tu pareja sabés que vas a estar trabajando con una persona de suma confianza.

Eso sí, tenés que tener en cuenta también que se pueden borrar los límites entre el tiempo laboral y el personal. Es muy común que el trabajo pase de ser una tarea únicamente de oficina a ocupar tiempo extra en la casa, y eso puede resultar agobiante.

Por otro lado, la conexión que se da en una pareja es única, y eso ayuda a potenciar un emprendimiento. Conocerse tan bien favorecerá la fluidez de la relación también en el ámbito laboral.

Sin embargo, otro punto en contra es que no todas las parejas están acostumbradas a pasar tanto tiempo juntos, por lo que emprender de manera conjunta puede generar un fuerte desgaste.

En cuanto a la relación en sí, mantener un proyecto o un sueño juntos los unirá más como pareja y fortalecerá la relación como nunca antes. Pero en este punto hay que tener en cuenta que es importante separar lo personal de los negocios, ya que no deben permitir que una discusión o problema laboral afecte el enlace.

Por eso, si vas a apostar a un emprendimiento de a dos, establece bien las reglas para que el negocio no termine afectando lo personal.

WhatsApp chat