Teamworks l Coworking Buenos Aires

En el mundo de las startups resulta mucho más difícil ponerle un valor al negocio. Por lo general, no cuentan con información previa, y mucho menos con dinero suficiente como para realizar una exhaustiva investigación.

Sin embargo, al momento de presentar el proyecto ante inversores, es necesario tener una idea de la valoración de la compañía.

Si bien no existe una receta mágica para poder obtener una valuación certera y acorde al emprendimiento en cuestión, los expertos en startups tienen ciertos métodos que ayudan. Para empezar, hay que tener en cuenta factores como la tracción, el tamaño del mercado, la industria, el equipo, la tecnología, el riesgo y la posibilidad de escalabilidad.

A partir de estos factores se puede calcular un promedio para el valor inicial, es decir, para comenzar la negociación con inversionistas. Sin embargo, éste puede ser reformulado a lo largo del desarrollo del proyecto, una vez que el emprendedor tenga más conocimientos de los factores clave.

De todas maneras, los expertos tienen cuatro recomendaciones fundamentales para toda startup:

  • Es esencial hacer un análisis estimado de la cantidad de dinero que requerirá impulsar tu emprendimiento hasta que alcance un punto de crecimiento tal que permita una nueva ronda de inversión.
  • Es conveniente definir cuál será el porcentaje de tu negocio que estás dispuesto a ceder al inversionista. Tené en cuenta que cuanto más alto sea este porcentaje en etapas iniciales, menor será el porcentaje disponible para futuras rondas de inversión.
  • Es recomendable nunca dejar de medir tu negocio. Esto quiere decir que no está de más realizar una nueva valuación cada seis meses, aproximadamente.
  • Dar los primeros pasos con una valoración alta puede no ser conveniente para el emprendimiento. Es mejor comenzar de manera modesta y plantear un valor más alto en la segunda ronda de inversión, ya con informes más precisos de crecimiento.

WhatsApp chat