Teamworks l Coworking Buenos Aires

Es sabido que el camino del emprendedor tiene altibajos, implican posibles fracasos y desafíos constantes. Durante el proceso de un emprendimiento es fundamental mantenerse con los pies en la tierra, no perder el foco para poder estar preparado para enfrentar estos momentos y aprovechar las oportunidades.

Por eso, el emprendedor debe realizarse constantemente una serie de preguntas. Éstas serán su faro en todo momento, los puntos que lo ayudarán a mantenerse firme y concentrado.

¿Cuáles son estas preguntas clave? ¡Mirá!

– ¿Por qué nació el emprendimiento? Esta siempre será la primera pregunta. La que obliga al emprendedor a rememorar sus deseos originales y canalizar las motivaciones. El tener en cuenta por qué se está llevando a cabo el proyecto en cuestión reafirma la ambición, mantiene una mente fría y un objetivo claro. Si todavía no te preguntaste por qué comenzaste el emprendimiento, entonces ¡deberías apurarte a hacerlo!

Empezá tu día haciéndote esta pregunta, y acostate preguntándote si estás un poco más cerca de tu cometido.

– ¿Dónde está posicionado tu negocio? Este punto es para que evalúes objetivamente qué tal está tu negocio en la actualidad. Para que analices qué falta, qué está bien, qué debe ser corregido o readaptado. Además, es importante reconocer tus emociones al respecto, qué te genera ese estado y qué considerás -subjetivamente- que debe hacerse.

Esto va a permitir que puedas entender mejor cómo se están llevando a cabo las tareas en el emprendimiento y qué se necesita para tener un crecimiento armonioso y sostenido.

– ¿Cómo sigue el emprendimiento? La respuesta de esta pregunta orientará al emprendedor en los pasos futuros a realizar. Permitirá anticiparse y tener un plan de acción para el proyecto. Si te cuestionás esto a diario, vas a poder tomar distancia de la jornada y decidir las estrategias necesarias y los pasos a seguir para tu negocio.