A la hora de describir la estrategia de su fondo de inversión, Ariel Tseitlin, uno de los socios de Scale VP, basado en Silicon Valley, usa el término “etapas mixtas”. Según explica, un emprendimiento eficiente empieza a tener ingresos bien temprano, luego de una primera ronda de inversión.

“Invertimos en empresas que se dedican al software corporativo, por lo general en fase A, B y C, y vemos lo que es lo que hacen bien las compañías exitosas”, señaló Tseitlin en una entrevista. Su fondo, al analizar un emprendimiento, basándose en los datos de inversiones pasadas, se encarga de verificar la eficiencia de cada proceso del negocio, pero hay un área a la cual le presta especial atención: Ventas.

“Hay mucho para revisar. ¿Qué tan eficientes son para adquirir nuevos clientes? ¿Cuáles son sus tasas de conversión?”, detalló el inversor. Para él, el principal foco de los nuevos emprendimientos debe ser adquirir nuevos clientes a bajos costos, balanceando lo que se invierte en traerlos con los ingresos que generan, y luego hacer lo necesario para retener a esos mismos clientes durante todas las etapas. “Este es un indicador clave de la salud de una empresa”, sintetiza Tseitlin.

Como ejemplo, presentó el caso de DocuSign, una empresa de San Francisco que desarrolla soluciones de firma electrónica y transacciones digitales.

“Ellos se enfocaron en crecer su negocio desde el principio y de la forma correcta”, cuenta el inversor y explica que la clave de su éxito se basa en administrar efectivamente el dinero que se invierte: “La eficiencia de las ventas es todo. Por cada dólar que se gasta, ¿cuántos dólares ingresan?”.

 

Fuente: Infotechnology