Teamworks l Coworking Buenos Aires

Realizar un plan de negocios a futuro es una de las tareas más difíciles que tiene un emprendedor al momento de desarrollar su proyecto. ¿Se mantendrá el éxito del emprendimiento? ¿Se sufrirán varios fracasos? ¿Tendré las herramientas para contener posibles obstáculos?

Claro que el emprendedor no tiene una bola de cristal para prever el futuro. Pero sí puede buscar formas de proteger su proyecto ante los posibles escenarios.

Para armar una guía práctica, Forbes entrevisto a Jack Dunagan, director de investigación del Instituto para el Futuro (IFTF), una ONG que desde hace 50 años busca prever lo que viene.

La labor diaria de Dunagan consiste en imaginar escenarios futuros a partir de realidades pasadas y presentes. Él define al IFTF como “inventores sociales, ése es uno de nuestros rasgos, ayudamos a la gente a ser inventores sociales y a integrar mejores sistemas. Nuestro trabajo es ayudar a la gente a ver las posibilidades y responder a ellas más rápidamente”.

Desde una perspectiva neurológica, explica Dunagan, se ha descubierto que “usamos las mismas partes del cerebro cuando recordamos que cuando imaginamos el futuro. Hay una condición natural en nuestros cerebros  para ver el futuro en los términos de cosas que nos han ocurrido en el pasado y por las que pasamos en el presente, y tiene sentido, es una indicación de que debemos tener una historia, un pasado en nuestros cerebros para que podamos imaginar uno o distintos futuros”.

Esa capacidad es la que justamente puede ayudar a prepararse para posibles tiempos turbulentos. Para ayudar al sector emprendedor, Dunagan ofrece tres consejos:

  • Piensa en décadas. A veces es más fácil echar un vistazo 10 años al futuro que un solo año a la vez. Si revisas la gran trayectoria de la historia a través del tiempo, los patrones se hacen más claros. El consejo es: mantén una perspectiva a largo plazo.
  • Da dos pasos atrás para dar uno hacia adelante. Si quieres date una idea de cuánto cambiará el mundo en 10 años, debes mirar cómo era hace 20 o 30. Puedes darte la idea de cómo será el mundo en 2028 revisando cómo era en 1998. En ese entonces no teníamos internet, la telefonía móvil era una novedad.
  • No imagines un solo futuro. Si te limitas a un solo escenario, lo más probable es que te equivoques y cuando llegue no estarás preparado. En su lugar, piensa a dónde podrían llevar a tu negocio los distintos resultados de la confluencia de fuerzas, así estarás en mejor posición para hacerle frente a lo que venga.

 

WhatsApp chat