Teamworks l Coworking Buenos Aires

Las empresas tienen un origen pero el camino es una construcción. Lograr la solidez de un proyecto también se consigue mediante cambios. Conocé las historias tres startups que decidieron cambiar su estrategia y acertaron.

  • Instagram: No era lo que hoy ves

La aplicación más influyente en los últimos años a nivel redes sociales es Instagram. Logró su punto más alto a partir de que Facebook se adueñara de ella como empresa y pusiera su motor de desarrollo detrás, pero para los desmemoriados, Instagram no nació como una app para editar fotos y sacarse selfies.

Previamente se llamó Burbn (como el Whisky) y había sido pensada como una aplicación que permitía a los usuarios registrarse en determinados lugares, hacer planes de futuro, ganar puntos para pasar el rato con amigos y publicar fotos. La complejidad del concepto casi arruina el destino de la app.

El cambio de nombre vino de la mano del cambio de sus funcionalidades. Los creadores de la app decidieron elegir solo la herramienta editora de fotos y perfeccionarla. Otro caso que demuestra que poco y sencillo, es mejor que mucho y complejo.

  •  Nintendo: Ir por donde nadie va

Si bien Nintendo tiene una curva de ascenso casi interminable y eterna, sufrió un cimbronazo importante cuando lanzó la consola Nintendo 64. La empresa de la gran N subestimó a la competencia (en ese entonces Sony con la primera Playstation y Sega con la Dreamcast) y lanzó otra consola al mercado que por poco funde a la empresa: la GameCube.

El resurgimiento de Nintendo nace a raíz de una idea de su creador (y creador del Mario), Shigeru Miyamoto: Innovar y hacer algo que no hacen todos. Emulando el caso Apple, Nintendo lanza en 2006, la Wii, consola que rompe el mercado y coloca a la empresa nuevamente en el mapa de los gamers. Su premisa era que no solo se jueguen “videojuegos” sino que se vivan.

Cabe recordar que Nintendo no siempre desarrolló games. En durante la década del 60 la compañía fabricaba naipes del universo Disney. 

  • Hasbro: Dejó la indumentaria y se dedicó a los juguetes

La empresa fundada en 1923, comenzó su camino en la industria textil y posteriormente, a la fabricación de útiles escolares. Esto último generó el primer acercamiento con el público infantil.

En la década del 40, la empresa lanza su primera línea de juguetes presentando un kit de doctores. El producto no tuvo un éxito relevante hasta que diez años más tarde lanzó a la venta el conocido Hombre Cara de Papa o Mr Potato. El producto rompió el mercado y Hasbro enfatizó su interés en la industria de los juguetes.

 

Fuente: IProfesional