Teamworks l Coworking Buenos Aires

Convertirse en un profesional independiente tiene muchos puntos a favor, como manejar horarios flexibles y ser sus propios jefes. Sin embargo, todo aquel que se vuelca al universo freelance se encuentra con la misma problemática: ¿Qué valor debo ponerle a mi trabajo?

El primer miedo al que se enfrentan cuando analizan un precio ideal es el de poner un precio muy alto. Al ser los primeros pasos que se dan en el freelance, ¿cómo sabemos qué precio corresponde? ¿Debo poner un precio alto pese a que no tenga tanta experiencia? ¿Y si al cliente le parezco caro? ¿Tendré clientes con estos valores?

Por otro lado, se encuentra el otro punto en cuestión: el precio bajo. Puede que le convenga al cliente, pero ¿me conviene a mí? ¿Un precio bajo supone mala calidad? ¿No trabajé demasiado como para poner un precio tan bajo?

Ponerle un valor al trabajo independiente puede convertirse en una tortura. Resulta complejo aún buscando los precios que maneja la competencia.

Por eso, te acercamos una guía para que tengas en cuenta qué valorar al momento de fijar un precio.

 

El valor del freelance

Para empezar, anotá cuántas horas de trabajo puede suponerte un proyecto. Tené en cuenta que también cuántos proyectos estás manejando en el mismo momento, ya que vas a tener que organizarte mejor para poder cumplir con todo (y también tener una vida). Tené en cuenta además que muchos trabajos suponen un ida y vuelta para revisión y edición.

Por otro lado, tené en cuenta que si estás comenzando con el freelance, es conveniente establecer una tarifa mínima y flexible, así podés ir corrigiendo a medida que vas juntando experiencia. Con el tiempo, vas a poder jugártela más con los precios y sentirte más seguro con tu servicio.

Un punto esencial al momento de poner un precio es también fijar un acuerdo por escrito con el cliente. De esta manera, las condiciones del desarrollo del proyecto serán claras y no van a pasarte por encima sin que puedas exigirles un extra por las tareas realizadas.

Por último, tené en cuenta los gastos fijos que vas a desembolsar por cada hora de trabajo en el proyecto. Ya sea porque estás trabajando desde un espacio de coworking, porque necesitás moverte en transporte público o por las horas de luz e internet invertidas, es importante que agregues todo esto al número final.

Los trabajos freelance son de gran volatilidad, por eso es importante que tengas en cuenta hasta el más mínimo detalle al momento de cotizar.

WhatsApp chat