¿Es conveniente volcarse al universo de las criptomonedas? ¿Cuántos Bitcoin debería tener? ¿Es esta la criptomoneda que debo tener? Son incontables las preguntas que surgen al momento de introducirse en el mercado de las criptomonedas. Y existen múltiples teorías al respecto.

Están aquellos que dicen que tenés que apostarlo todo por las monedas digitales, que son el futuro del dinero y ¿por qué todavía no lo hiciste?

También están aquellos que las apoyan, pero que se mantienen más cautos y creen que habría que esperar a que las criptomonedas estén más estable en el mercado.

Por último, se encuentran los escépticos, como el inversionista Warren Buffett, que aseguran que hay que evitar al Bitcoin sea como sea, y que las criptomonedas están destinadas a terminar mal.

Existe una realidad: la burbuja del bitcoin y otras criptomonedas ha explotado en los dos últimos años. La principal moneda de este tipo pasó de costar 1000 dólares a cotizar cerca de 20.000, para ahora cotizar alrededor de 3.800 dólares. Toda esta fluctuación se vio entre 2017 y este año.

Desde ya, la volatilidad pareciera ser algo estable en el bitcoin. Aún así se mantienen los fanáticos y los escépticos. Expertos indican que algunos inversionistas consideran a esta cripromoneda como un refugio ante las fluctuaciones monetarias, sin embargo, el oro o la plata continúan siendo las más estables del mercado.

Sin embargo, según la CNN, no deben evitarse por completo las inversiones relacionadas al Bitcoin. De hecho, muchas compañías están haciendo grandes apuestas en Blockchain, la tecnología base de las criptomonedas.

Muchas compañías, como el gigante de software y servicios IBM, el fabricante de chips gráficos Nvidia y la compañía de pagos Square, tienen blockchain y otros negocios relacionados con criptomonedas. Incluso el titán bancario JPMorgan Chase lanzó recientemente su JPM Coin para ayudar a acelerar algunas transacciones de clientes transfronterizos.

En este marco, los expertos aseguran que apostar de manera razonable en el bitcoin puede tener sentido. Solo hay que tener expectativas realistas y conocer las probabilidades de éxito o fracaso de una inversión de este estilo.