Más allá del rubro en el que desarrolles tu carrera – ya seas emprendedor, administrador de un local o abogado – tenés que tener en cuenta que en las ventas de un producto o servicio todo influye. Incluso tu imagen personal.

En tiempos de redes sociales y globalización, no resulta extraño que desde las grandes compañías stalkeen o revisen el perfil de un potencial empleado en distintas plataformas antes de contratarlo.

Esta dinámica también aplica para los comercios pequeños, startups o emprendimientos. ¿Estás proyectando la imagen que realmente querés?

Para identificar esto es fundamental que tengas en cuenta qué publicás en redes, cómo te vestís y cómo hablás al momento de vender tu producto o servicio. Para definir esto no sólo tenés que tener en cuenta cómo impacta tu personalidad en tu proyecto, sino quién es tu cliente en cuestión.

Desde ya, tenés que aceptar que sos la imagen de la empresa. Si asumís este papel estratégico, entonces ya tu cabeza va a girar en torno a lo que querés transmitir.

 

Tu imagen en redes

Si tus clientes no te conocen, lo primero que van a hacer es buscarte en las redes para ver quién sos. Así que comenzá a pensar estratégicamente cómo querés mostrarte en cada plataforma.

En primer lugar, tenés que lograr que tus clientes te recuerden. Por este motivo, es importante que unifiques tu foto de perfil en todas las redes. De esta manera, te van a recordar más fácilmente.

Desde ya, buscá una foto en la que aparezcas solo y te veas profesional en tu área.

En segundo lugar, conocé las redes en las que vas a figurar y asegurate de aplicar un mensaje acorde a cada plataforma. No aparezcas en todas las redes sociales por el simple hecho de figurar. Cada una tiene un objetivo comunicacional y puede que una no vaya con tu marca.

Por ejemplo, si querés publicar en Facebook, tené en cuenta que es una red social en la que conviene difundir emprendimientos relacionados a la vida personal de los usuarios. En Instagram es mejor estar si vendés productos o servicios de life style, como productos de moda, un restaurante, servicios más visuales.

Además, tené en cuenta que suma a tu imagen personal si mantenés una frecuencia de publicación. Los perfiles inactivos no transmiten nada. Desde ya, lo mismo aplica para las plataformas en las que esté presente tu proyecto. Publicá dos veces por semana, como mínimo, y jugá con la interacción de tu público. Un posicionamiento efectivo se refleja en una venta exitosa.

 

 

WhatsApp chat