Teamworks l Coworking Buenos Aires

Al momento de desarrollar un emprendimiento pueden surgir numerosos miedos u obstáculos mentales que pueden hacer que quieras poner un freno de mano y hasta bajarte de tu proyecto.

Así como sucede en la vida misma, para alcanzar el éxito debemos superar esos miedos. Y para poder lograrlo es fundamental identificarlos.

Para eso, te acercamos algunos de los miedos clásicos que suelen presentarse durante el desarrollo de un emprendimiento:

  • El miedo a la crítica: También conocido como el clásico miedo al “qué dirán”. Es un temor muy común, pero infundado, ya que basarte en los demás al momento de tomar decisiones importantes más que éxito sólo traerá debilidad e inseguridad en tu vida. Claro que esto no quiere decir que no podés pedir consejos, sólo tenés que tomarlo como tal y decidir en función de lo que realmente creés que le puede beneficiar a tu proyecto (o tu vida).
  • Miedo al fracaso: Evaluar múltiples escenarios al momento de lanzar un nuevo producto es lógico. Sin embargo, decidir no hacerlo por miedo al fracaso no lo es. En lugar de pensar en lo negativo, tenés que switchear tu cabeza a que comience a analizar los impactos positivos que puede tener tu producto en el mercado. No te ahogues en supuestos que te hunden y analizá la totalidad de posibilidades. No te olvides que parte del crecimiento y el camino al éxito es enfrentar los errores, ser resiliente y renovarse. Para lograr esto, hay que superar este clásico miedo.
  • Miedo a ofender a otros: Muchos emprendedores se quedan a mitad de camino por no se lo suficientemente audaces y no animarse a moverse por su proyecto. ¿Tenés miedo de solicitar una reunión con ese posible inversor? ¿No querés molestar a nadie para promover tu proyecto? Si no te animás a dar el salto, entonces nunca vas a llegar al escalón del éxito.
  • Miedo al éxito: Así como suena, hay personas que temen alcanzar el éxito. Y por más que no lo creas, son la mayoría. Se trata del miedo a crecer, de salir de su zona de confort. Ante este miedo, las personas asumen que es imposible alcanzar sus sueños, creen en el fondo no merecerlo. En lugar de adoptar este esquema de pensamiento, lo mejor que podés hacer es creer que vas a lograr un éxito masivo en el camino. Si te convencés, probablemente lo vas a lograr.