Si bien el emprendedor cuenta con mayor flexibilidad para llevar a cabo sus tareas laborales, esto no significa que no pueda tener momentos de estrés y escasa productividad.

Por eso, te acercamos los puntos que recomiendan los expertos para poder concentrarte en tu proyecto sin caer en el estrés:

  • Imponerse metas realistas: Uno de los principales disparadores del estrés es el exceso de multitasking y la poca capacidad de cumplir múltiples objetivos en simultáneo. Por eso, es fundamental establecer prioridades en las tareas diarias y ponerse objetivos razonables. Para esto, es recomendable que lleves un anotador donde dejar asentado las tareas pendientes según su prioridad.
  • Hábitos saludables: Lo vas a escuchar hasta el cansancio, pero es totalmente cierto, la mejor manera de evitar el estrés es adoptando hábitos saludables. Una alimentación sana y realizar ejercicio físico son un buen comienzo para ayudar a bajar la tensión laboral.
  • Conocer tus límites: Un método efectivo para impulsar tu productividad y reducir el estrés es analizar qué se espera de tu trabajo, y cómo podés realizarlo sin que eso afecte tu dinámica laboral.
  • Buscar la armonía: Encontrar un punto de armonía entre tu vida laboral y la personal es clave para poder tener una actitud positiva y decirle “chau” al estrés. Para esto, simplemente hay que delinear cuál será tu horario laboral y obligarte a cortar una vez que se termine la jornada.
WhatsApp chat