Uno de los momentos más difíciles que afrontan los freelancers al momento de lanzar sus proyectos independientes es el establecer un precio para su producto o servicio.

¿Qué debe tenerse en cuenta? ¿Cuáles son los factores a analizar? Te acercamos algunos tips para que organices tus honorarios.

1. Asesórate con otros freelancers: Comenzá a tantear el mercado antes de establecer los precios. Hacé networking y analizá qué te diferencia del resto. De esta manera, vas a poder establecer un rango de precios y sumarle ese valor agregado de tu proyecto freelance. En el caso de que no conozcas a nadie, podés investigar en las redes sociales a ver cómo se las ingenia el resto.

2. Tené en cuenta tus costos fijos: No solo tenés que tener en cuenta el tiempo que te lleva realizar cada proyecto freelance, sino que también tenés que incluir en ese precio los costos fijos, como impuestos, servicios de luz e internet u otros similares. Tené en cuenta que sin estos servicios no podrías trabajar, así que tenés que agregarlos a tu fee.

3. Tu elemento diferenciador: Tus habilidades, conocimientos, experiencia y trayectoria, cuentan a la hora de establecer un presupuesto. Por eso, muchos freelancers ya no pasan honorarios por hora trabajada, sino basados en el valor que le aportarán al proyecto.

4. Tené en cuenta el ROI: El ‘retorno sobre la inversión’ (ROI, por sus siglas en inglés), hace referencia al beneficio económico que tendrá la empresa tras contratarte.

5. Establecé un precio por proyecto: A diferencia de establecer un precio por hora, lo más recomendable para un freelancer es poner un valor fijo por proyecto. Esto hará que los clientes paguen por el valor de tu servicio y no por el valor percibido de tu tiempo.

WhatsApp chat