¿Alguna vez te preguntaste cuáles son las diferencias entre un líder y un jefe? ¿Son lo mismo? ¡Claro que no! Y las diferencias son notables.

Para empezar, un jefe es una figura de autoridad formal, un puesto jerárquico, un título. Mientras que el líder es aquel que influye a su equipo a través de su comportamiento, obteniendo resultados conocidos.

Te acercamos los puntos clave que destaca Entrepreneur para reconocer a un líder y a un jefe.

  • El jefe habla, el líder escucha y habla

El jefe siempre tiene la razón, siente que no tiene que escuchar a nadie; el dice lo que hay que hacer porque es el jefe. Mientras que el líder considera que puede haber una idea mejor a la suya, por lo que escucha a su equipo, consolida la información (la que él tiene, más la que el equipo le transmite), y, posteriormente, toma una decisión; una decisión colegiada, validada y enriquecida.

  • El jefe delega, el líder faculta

El jefe es una persona que recibe instrucciones de arriba, ése es el proceso, y se encarga de que se ejecute tal cual se lo han pedido. Mientras que el líder cuestiona el proceso; está abierto a opiniones de otros para modificar el proceso, creando, inclusive, un nuevo proceso. En este sentido, una tarea se delega y la autoridad se faculta. El líder da autoridad a las personas para hacer su tarea porque les enseñó a hacerlo, promoviendo su desarrollo; mientras que el jefe nada mas da órdenes, delega tareas.

  • El jefe dirige una acción, el líder dirige e inspira

El jefe te dice que “para allá vamos”; el líder te dice para dónde vamos, pero también por qué lo hacemos. El líder inspira, promoviendo un contexto de desafío frente a su equipo de trabajo para que surjan también nuevas ideas y tenerlos en cuenta.

  • El jefe busca culpables, el líder aprende del error

Ante el error, cambian las perspectivas. Mientras que el jefe busca un culpable con expresiones como ¿quién hizo esto?; el líder aprende del error, preocupándose de qué pudo haber pasado, qué se hizo mal y cómo se puede evitar o mejorar; quien haya cometido el error es lo de menos. Además, no hay que olvidar que el error puede generar innovación, por lo que es importante aprender del error inclusive para innovar.

  • El jefe alimenta su propio ego, el líder alimenta el espíritu del equipo

El posicionamiento del jefe está en su ego, mientras que el líder busca fortalecer la autoestima de todo su equipo. Hay una delgada línea entre ego y autoestima, aunque, muchas veces, los confundamos. El ego te vuelve ciego al crecimiento de otro y eso te vulnera; la autoestima se basa en el autoconocimiento, en saber lo que uno vale y lo que aporta, estando abierto a que otros aporten también para seguir enriqueciéndonos. “Me siento cómodo con lo que he logrado hasta ahora, pero si alguien tiene una mejor idea, adelante”. El ego transmite un síndrome de producto terminado, mientras que la autoestima siempre está en un proceso de crecimiento. “Me conozco, veo que estoy bien en muchos aspectos, pero siempre puedo mejorar”.

WhatsApp chat